¿Qué beneficios tiene una buena postura corporal?

Es probable que sufras dolores de cabeza, espalda, cuello, rodilla, cadera, pies, hombros, mandíbula e incluso fatiga o problemas respiratorios. Puede deberse a varios factores, pero uno muy importante y que no se tiene en cuenta, es una mala postura corporal continuada en tiempo. Algo tan elemental, puede provocar trastornos musculares y esqueléticos importantes.

Corrector de espalda
Mujer con dolor de cervicales

La alineación correcta del cuerpo puede ayudarte a evitar un exceso de presión sobre tus articulaciones, músculos y columna vertebral, lo que alivia el dolor y disminuye las probabilidades de sufrir una lesión. Además te permite usar tus músculos de una forma más eficaz.

Mejorar la postura requiere de tiempo y esfuerzo consciente, pero los beneficios resultantes merecen la pena.

El uso de correctores de espalda es una forma de mejorar la posición correcta de forma continua. Al no ser conscientes de nuestras posiciones viciosas y perjudiciales que nos dañan, los correctores posturales nos pueden ayudan en esta árdua tarea.

¿Cómo debería ser una postura correcta?

Una forma sencilla y que puedes realizar en tu propia casa es la denominada “Prueba de la Pared” que consiste en lo siguiente:

Corrector de postura
Mala Postura=Dolor de espalda
  • Colócate junto a la pared de tal manera que la parte posterior de la cabeza, los omóplatos y los glúteos toquen la pared, y los talones estén a una distancia de de 5 a 10 cm de la misma.
  • Coloca una mano plana detrás de la parte baja de tu espalda. Deberías poder deslizar apenas la mano entre la parte inferior de la espalda y la pared para tener una correcta curvatura de la parte baja de la espalda.
  • Si queda mucho espacio detrás de la parte inferior de la espalda, mete el ombligo hacia la columna vertebral. Esto aplana la curva de tu espalda y la acerca suavemente hacia la pared.
  • Si queda muy poco espacio detrás de la parte inferior de tu espalda, arquea la espalda solo lo suficiente como para que puedas deslizar la mano.
  • Aléjate de la pared mientras mantienes la postura correcta. Luego regresa a la pared para verificar si la mantuviste.
  • Una vez que conoces tu postura corporal correcta es importante intentar mantenerla en tu día a día lo máximo posible de manera consciente. El uso de Correctores de Posición te puede ayudar a mantener esa posición correcta de manera continuada.

¿Qué consecuencias tiene una mala postura?

Las consecuencias de una mala postura corporal pueden ocasionar diferentes dolencias, que pueden convertirse en crónicas si no actuamos a tiempo. Las más comunes son las siguientes:

Corrector de espalda
Hombre con dolor de cabeza
  • Dolor de cabeza. Una mala postura puede tensar los músculos de la parte posterior de la cabeza, del cuello, de la parte superior de la espalda y de la mandíbula. Lo que nos conduce a lo que se conoce como “cefalea tensional”, lo que nos produce dolor de cabeza.
  • Dolor de espalda y de cuello. El dolor y la tensión o la rigidez en la espalda y en el cuello pueden deberse a lesiones y a otras afecciones tales como artritis, hernia de disco y osteoporosis, y la mala postura es un factor frecuente que influye de forma importante.
  • Dolores de rodilla, de cadera y de pies. La debilidad muscular, la rigidez o la falta de equilibrio, la falta de flexibilidad y la mala alineación de las caderas, las rodillas y los pies pueden producirnos dolor esquelético en estas articulaciones debido a una mala posición continuada.
  •  Dolor y pinzamiento en los hombros. El manguito de los rotadores es un grupo de músculos y tendones que conecta la parte superior del brazo con el hombro. La tensión, la debilidad o el desequilibrio muscular asociados con una mala postura pueden provocar que los tendones del manguito de los rotadores se irriten y produzcan dolor y debilidad. Una postura encorvada e inclinada hacia adelante también puede provocar que estos tendones se pincen.
  • Dolor en la mandíbula. Una postura con la cabeza inclinada hacia adelante puede tensionar los músculos que se encuentran debajo de la barbilla y provocar que la articulación temporomandibular se sobrecargue. Esto podría generar dolor, fatiga y un chasquido en la mandíbula, además de dificultad para abrir la boca, dolores de cabeza y dolor de cuello.
  • Fatiga y problemas respiratorios. Los malos hábitos posturales pueden restringir la caja torácica y comprimir el diafragma. Esto puede reducir la capacidad pulmonar, generando una respiración poco profunda o dificultosa, fatiga y falta de energía, lo que puede afectar tu productividad general.

Mejorar tu postura puede ayudar a evitar o incluso revertir muchas de estas dolencias. Te sorprenderás al ver cómo puede mejorar tu calidad de vida, con solo mejorar tu posición corporal de forma continuada. Tanto conscientemente o con la ayuda de un corrector de espalda.

3 Consejos para mejorar tu posición corporal

Poner en práctica estos fáciles consejos, tanto de pie, sentado o recostado en la cama, prestando plena atención a la movilidad de la columna y al ejercicio de la respiración, pueden mejorar de forma considerable tus posibles dolencias debidas a una mala postura anatómica.

camiseta postural
Lista de verificación de ejercicios

Es importante realizarlos de manera continua, ya que en caso contrario no serviran para nada. Incorpóralos a tu rutina habitual de ejercicios y notaras en muy poco tiempo resultados muy favorables.

  1. Cuando camines, párate derecho. Inhala, levanta los hombros y llévalos hacia atrás; luego exhala y lleva los hombros hacia abajo, como si quisieras tocar ligeramente los bolsillos traseros con los omóplatos.
  2. Prueba realizar inclinaciones pélvicas estando sentado. Siéntate en el borde de una silla, coloca las manos en los muslos internos y descansa los pies sobre el piso. Inhala y balancea la pelvis y las costillas hacia adelante mientras abres el pecho y miras hacia arriba. Exhala, balancea la pelvis y la columna vertebral hacia atrás, y mira hacia abajo, en dirección al piso.
  3. Haz la posición de levantarte o forma un puente hacia atrás. Recuéstate boca arriba en la cama con las rodillas dobladas y los pies apoyados sobre el colchón. Inhala, luego exhala lentamente y curva el coxis para elevar los glúteos y la espina dorsal, una vértebra a la vez, hasta que los omóplatos soporten tu peso. Haz una pausa e inhala, luego exhala lentamente mientras vuelves a bajar la espina dorsal.

Recuerda que una postura correcta puede ser la diferencia entre una salud lumbar sana y unos músculos de la columna fuertes y vigorosos. O todo lo contrario. Dolor de espalda continuo. Postura inclinada. Mal humor. Estrés. Mal estar incesante.

Si te resulta complicado llevar a cabo esta rutina de ejercicios, puedes probar un corrector de postura, un sujetador postural o una camiseta postural. Dependiendo de tus particularidades. Elige tu mejor opción.

Tu postura es muy importante. No la dejes de lado. Ahora tiene solución. Más adelante puede ser irresoluble. Toma acción y cambia esa postura incorrecta. Es tu espalda, es tu cuerpo, es tu salud.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)