¿Cómo se usa un corrector de espalda?

¿Es el corrector de espalda es la panacea, la solución definitiva o solo un cachibache inservible, que no sirve para nada?

El dolor de espalda es uno de los motivos más habituales de consulta médica y se calcula que el 80% de la población experimenta este tipo de dolor en algún momento de su vida. De hecho, según la Encuesta Nacional de Salud publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el dolor de espalda crónico lumbar afecta a más del 23% de mujeres y el crónico cervical al 21,5%, y en los hombres alcanza hasta un 16%.

Dolor de espalda
Dolor de espalda

Una buena postura corporal previene el dolor de espalda, hombros o cuello y es esencial para evitar futuros problemas relacionados con la espalda y en muchos casos se debe a una mala higiene postural. 

Hábitos como sentarse de forma incorrecta a la hora de trabajar con el ordenador, dormir en una postura inadecuada, mantener malas posturas al hacer ejercicio puede favorecer este problema. 

Estas malas prácticas que adoptamos de manera inconsciente y de forma continuada, se traducen en dolores de espalda, cervicales y hombros, así como en un debilitamiento muscular, contracturas, dolores de cabeza o incluso vértigos.

Si no se toman medidas correctivas adecuadas, con el tiempo se puede llegar a producir un encorvamiento de la columna que se puede convertir en crónico

Dolor de espalda
Corrector de espalda

Un corrector de postura es tan sencillo de usar como si fuera un chaleco. Lo pones, en general tienen forma de 8 y son ajustables. Adaptas las correas hasta un ajuste perfecto y está.

En caso de las fajas posturales a parte de la parte superior, tienes un cinturón que se ajusta a la cintura. Su uso es igual de sencillo. Metes los brazos por la parte superior y lo ajustas como en el caso anterior. Y el cinturon lo ciñes a tu gusto. Siempre que quede cómo y no te sientes encorsetado.

¿Para qué sirve un corrector de espalda?

En muchas ocasiones el uso de un corrector de postura, que es un dispositivo que ayuda a mejorar la posición al forzar la alineación de la columna, puede servir como complemento para aliviar el dolor de espalda y otras zonas del cuerpo. 

Su uso antes de que se produzcan los primeros síntomas de dolor o cuando se inician, es de vital importancia para disminuir e incluso evitar y corregir las posibles lesiones, antes de que se agudicen y sea más complicada su curación. En estos casos como en la mayoría la prevención es fundamental.

El uso de un corrector de espalda, está pensado para ejercer una suave tracción en la espalda, hombro y cuello, de esta manera conseguimos una posición natural respetando las curvas de nuestra columna vertebral.

En el caso de niños o adolescentes, es importante la consulta de un especialista antes de tomar decisiones precipitadas. El uso de correctores de posición en edades tempranas puede ser de gran ayuda. En este caso la estructura esquelética se está formando y puede evitar deformaciones tempranas por malos hábitos posturales. Con el tiempo pueden llevar a dolores crónicos.

Corrector de espalda para niños
Corrector de espalda para niños

Es habitual que los niños tengan malas posturas al sentarse, jugar, llevar la mochila, esto último hace que carguen y tengan una posición antinatural que puede ser perjudicial. La posición de sentarse en clase también, como en el caso de los adultos en el trabajo, es muy perjudicial a largo plazo, ya que se pasan muchas horas en posiciones inadecuadas.

Los consejos más destacados para mejorar la postura

Sigue estos sencillos consejos para mejorar tu postura y de paso tu espalda lo agradecerá desde el primer minuto.

Colócate de pie delante de un espejo en diferentes posiciones:

De lado. Colócate de perfil y visualiza el estado natural de tu postura, sin forzar. Si puedes trazar una línea recta que una cabeza, hombros y pierna estarás manteniendo una posición adecuada, en caso contrario si se forma alguna curvatura nos indica que debemos mejorar nuestra posición.(Erguid@)

De frente. Tu cabeza debe situarse en el centro de tu cuerpo, y en el medio de tus piernas. Éstas a su vez deben estar separadas a la altura de las caderas para tener un perfecto equilibrio.

Dolor de espalda
Posición correcta y incorrecta del cuerpo

Sentado: una mala postura en el trabajo, en clase, donde permanecemos tantas horas sentados, puede condicionar por completo nuestro bienestar. Seguir estos pequeños consejos puede mejorar nuestra posición postural:

  1. La cabeza ha de estar en ángulo recto y en línea recta con el cuello
  2. La espalda debe estar lo más recta posible, pegada al respaldo de la silla
  3. Los hombros y los codos deben estar en un ángulo de 90º con respecto a la mesa, y éstos últimos pegados al cuerpo
  4. Las rodillas deben mantenerse a la misma altura que las caderas, formando un ángulo recto con la pierna.
  5. Los pies deben de estar apoyados firmemente en el suelo.

Además de estas fáciles sugerencias, puedes aumentar las mejoras en tu postura y disminuir de forma drástica tu dolor de espalda si añades a este coctel, estos singulares ingredientes:

  • Uso de correctores de espalda: los correctores de posición o sujetadores correctores de espalda en el caso de las mujeres, son una alternativa significativa en la mejora de nuestra posición natural. Al ejercer una ligera presión hacía atrás hacen que de forma consciente  recuperemos nuestra posición correcta. Lo que favorece el uso de correctores de espalda es la protección de la espalda y caminar erguido, lo que favorece el bienestar dorsal y lumbar.
  • Ejercicio físico: la realización de ejercicio físico específico para el fortalecimiento de músculos específicos como la espalda, hombros, cervicales puede ayudar a mejorar la posición natural de nuestro cuerpo como a la disminución de posibles dolencias musculares. Natación, Yoga, Gimnasio para el trabajo de grupos musculares concretos.
  • Fisioterapeutas: estos especialistas nos pueden dar pautas concretas de nuestro problema específico y trabajar de manera particular con nosotros. Nos indicaran cual es la mejor solución a nuestro problema y la forma de solventarlo.

Antes de llegar tener que recurrir a especialistas es importante estar atento a algo tan sencillo como nuestras posiciones al andar, estar sentados e incluso al dormir. Puede determinar una vida saludable o todo lo contrario.

El uso de correctores de espalda puede ayudarnos en el mantenimiento de nuestra posición corporal correcta y por tanto en una mejora significativa de nuestro bienestar.

No seas como la mayoría. No te comportes como los malos estudiantes, que dejan para el último día el estudio del examen. No cometas el error de dejar para cuando sea demasiado tarde tu dolor de espalda y tu posición inclinada. Ahora el es momento perfecto de eliminar ese dolor de columna y mejorar tu postura.

Elige el corrector de espalda que mejor se adapte a tus necesidades y saca sobresaliente en el examen de tu salud lumbar.

Visita corrector de espalda mujer, para encontrar la solución a tu dolor de columna definitiva. ¿Qué puedes perder? Más bien poco, pero los beneficios que encuentres pueden ser infinitos. Ahora la decisión es tuya.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)